3.9: El Laberinto

Callejon

 

Mala Elección

– Aquí tienes “carnal” – Joel acababa de comprar un poco más de marihuana, la hierva que le daba un poco de tranquilidad.

Ahora olvidar sería algo más difícil: no solo tenía el recuerdo de la tragedia de Marcela, sino que a esta se le agregaba la de su primo. Aunque claro, esta vez al menos no había presenciado la muerte de la víctima. Pero ahora parecía que nada tenía sentido, no sabía ni qué era lo que le interesaba realmente. Era como estar viviendo en una dimensión de la que se sentía totalmente ajeno.

No habiendo que hacer, miró por la ventana de su departamento que era bastante precario: apenas había una mesa y una silla para sentarse así como una vieja cama y las paredes no estaban bien pintadas, de hecho mostraban capas de pinturas anteriores en los trozos de pintura desprendida de la que actualmente imperaba sobre las otras.

– ¡Corre, corre! – era lo que Joel pudo mirar y siguió observando.
– ¡Alto, malditos vagos ya me tienen arto! – y el sonido de una bala disparada hizo a Joel agachar la cabeza aunque fue una simple reacción involuntaria ya que a la altura que se encontraba no corría riesgo de ser alcanzado por una bala perdida.
Cuando se asomó de nuevo por la ventana solo vio correr al hombre que de ser victima de un asalto pasó a ser el asesino de uno de los asaltantes; el otro corrió con un maletín. Dos horas más tarde, luego que se había ido la policía del lugar del crimen, Joel estaba sentado en su silla ojeando una revista que se había encontrado y aburrido en su día de descanso, decidió salir a la calle a dar un paseo.

Sin quererlo, encontró a un grupo de vagos, entre los cuales vio al asaltante que había escapado con el botín: no era mucho el dinero que tenía en las manos, casi todo eran papeles… Por aquellos días Joel necesitaba algo más de dinero, pues se había cansado de ser mantenido en parte por sus tíos.

Pasó unas semanas buscando empleo en sus días libres para ganar lo suficiente para vivir, sin embargo no obtuvo el éxito esperado. De nueva cuenta se hundió en depresión. Miró la droga que acababa de comprar y entonces se dio cuenta de que su dependencia hacía imposible que el dinero le alcanzara.

Para su infortunio, perdió el empleo debido a una riña que tuvo con uno de sus compañeros (el genio que tenía durante las depresiones era insoportable). Entonces, pasó hambre y pidió solo un poco mas de dinero a sus tíos para poder comer algo. De pronto su paciencia se acabó: si la sociedad no le permitía obtener dinero por las buenas sería por las malas. Entonces supervisó la zona durante unos días y luego hizo su debut como asaltante.

Claro que él no habría de ser como aquellos rateros que vio por la ventana de su departamento, no, Joel sería más refinado y selectivo: tenía programado donde asaltar cada día para no ser identificado como un delincuente de la zona y además generalmente escogía a mujeres u hombres indefensos donde el riesgo prácticamente no existía. El primero de sus asaltos fue psicológico amenazando a una mujer. Obtuvo algo de dinero y unas joyas que remató por droga. Los siguientes asaltos de le dieron un poco más para saciar el hambre y sus gastos. Después se movió a lugares donde podía obtener mejores botines.

Con la experiencia perfeccionó sus métodos de asalto: el siempre tomaba la ventaja apuntando con discreción la pistola (que había comprado con dinero de los asaltos) hacia la víctima de tal manera que nadie más la viera. Las palabras entonces ya no eran necesarias, la gente entregaba sus pertenencias como quien entrega un encargo a un conocido.

Ahora que el dinero no faltaba, era momento de anestesiarse, es decir, acabar con la conciencia por medio de drogas y diversión, aunque por dentro no se sanara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s