3.11: El Laberinto

Prostituta

– ¿Todavía enojada? – Vanesa solo movió la cabeza y soltó una leve risa y un leve suspiro, dejando notar que todavía no podía creer lo que había pasado – en fin – dijo para sí misma en su mente – el trabajo no se mezcla con esto: si este tipo está loco allá él.

– ¿Y ya sabes a donde vamos a ir? – preguntó al fin sacando la cajetilla de cigarros; tomó uno de ellos y se puso a fumar.
– Claro que si, vamos a ir a un hotel que te va a encantar: no es muy lujoso pero tiene un no se que, que te hará sentir muy relajada y cómoda…

Así pasó Joel aquella noche y regresó a su casa a altas horas de la madrugada.

– ¡Vaya que sí… soy el rey, el más grande de todos! – Joel había amanecido muy contento de mañana cantando para sí mismo. Se sentía muy conforme de todo lo que hacía y todo lo que era y ese mismo día decidió que con el dinero que había ganado ya era hora de mudarse a un lugar mejor y así lo hizo: primero, se puso a buscar entre los anuncios clasificados del periódico y llamó por teléfono desde su celular, acordó una cita a la que acudió puntualmente y después de llegar a un acuerdo dio el anticipo del primer mes de renta para mudarse inmediatamente.

Entonces, dejó el departamento aquel que estaba rentando que por cierto, ya no era tan lúgubre como antes; ahora había una pequeña sala de estar, un televisor, estufa, lavadora y en general todo estaba mejor acondicionado; las paredes estaban bien pintadas y había agregado algunas cortinas.

Cierto día, Joel concluyó que la prostitución era un buen negocio que dejaba muchas ganancias para quienes la administraban, así que pensó durante horas tratando de encontrar la manera de ganar dinero en esta “industria”, como el la llamaba. Sabía que en la zona donde había vivido no podría lograr nada, pues estaba demasiado competida, y además intentar competir era arriesgar la vida, así que optó por manejar una especie de agencia de “compra y venta del servicio sexual especializado”.

Observó durante días que había muchos hombres y mujeres a los que les gustaba tener sexo con frecuencia sin importar con quien; gente a la que ya no le remordía la conciencia realizando las aberraciones sexuales más vergonzosas y que incluso, estas personas constantemente pedían tener más emoción y adrenalina en sus relaciones.

También concluyó mas tarde, que a diferencia de tiempos pasados, la mujer había cambiado sus costumbres sobre su vida sexual y su manera de pensar al respecto, por lo que no resultaba difícil involucrarlas en aventuras ocasionales. Entonces fue que se dio cuenta de lo peculiar que sería su negocio.

Ahora Joel era un monstruo: iba en busca de jovencitas sedientas de placer a los centros de diversión más concurridos. Era buen observador: sabía que no todas las muchachas alocadas aceptarían trabajar para él; algo encontraba de especial en ellas que cuando se acercaba y les hablaba del asunto sin el menor desvío aceptaban con gusto e inmediatamente pasaban a ser sus compañeras de toda la noche.

Ya tenía la oferta, pero aún le faltaba la demanda. Esto fue más fácil de encontrar y pronto logró formar una importante cartera de clientes, quienes simplemente le llamaban y pedían una mujer a su gusto, describían sus fantasías y listo: Joel buscaba en su “base de datos” y rápidamente marcaba el número de las candidatas ideales… éstas aceptaban el trato y lo demás era cuestión de ponerse de acuerdo en horario y lugar para llevar a cabo el servicio.

Pronto Joel tenía en sus manos más dinero del que ganó como ladrón. Al mismo tiempo, había formado un gran grupo de adictos al sexo, tanto del lado de los clientes como del lado de las chicas.

El negocio había crecido tanto que incluso contrató a varios de sus amigos de parranda para que trabajaran de recepcionistas de llamadas y organizadores de citas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s